El título procede de un verso de un poema de Luis García Montero, el XXIII del libro segundo de Diario Cómplice, eso me gustaría que fuera este blog. Un lugar para decir mis cosas pasadas y presentes y hacerte cómplice de mis vivencias y pensamientos, si te quieres dejar. Además me gusta que parece que las ambigüedades sean "selectivas" más que "electivas", pese a que en el fondo no es algo tan diferente.

          Aunque la cita que quiero poner es de otro poema del mismo libro, el XXV:

Empieza:

"Recuerda que tú existes tan sólo en este libro,...

y termina:

Recuerda que yo existo porque existe este libro,

que puedo suicidarnos con romper una página."

¿De qué hablar?

          De la vida, de mis gustos, de la ciudad en la que vivo, de l@s compañer@s de piso que he tenido, de los viajes, de los amigos y conocidos, de la familia...

           Siempre me ha gustado leer, el arte, la arquitectura, la fotografía.

           Siempre he tenido la costumbre de recopilar, de adolescente compraba libretas con hojas de colores donde copiaba poemas y ponía ilustraciones, como dibujar no es lo mío las recortaba de revistas, ponía postales y pegatinas (calcomanías).

          Cuando viajo, guardo los tickets de transporte, las entradas de los museos, compro postales y escribo cada día a donde voy y lo que hago, así son mis cuadernos de viaje, aunque los textos son siempre más largos al principio del viaje y luego se van acortando cada vez más.

           Luego me gustó la fotografía y empecé a hacer albums de fotos.

           En cuanto a l@s compañer@s de piso son más de diez años compartiendo vivienda...tiempo suficiente para conocer a gente realmente increíble, para bien y para mal, y reunir un número no despreciable de anécdotas.

           Ahora me he decidido a hacer este blog que será una especie de album, pero en esta ocasión no limitado a la gente de más confianza, abierto a quien desee estar abierto a él, espero que les guste.