Este fin de año estuve unos días en Lanzarote, es una maravilla, pero no puedes dejar de pensar qué duro debe ser vivir allí y cómo debió haber sido para los habitantes cuando se produjeron las erupciones.