Erase una vez una chica guapa y feliz que se casó con un mucahacho bueno y trabajador, tuvieron hijos y nietos y vivieron felices hasta que se murieron.

            Lástima que sólo puedan ser los protagonistas de un cuento, no los de una novela.