Este era el paisaje que veía Dalí desde su ventana.