Yo no sé lo que me pasó por la cabeza, pero el bebé no paraba de llorar. No tenía hambre, estaba limpio y no se dormía. Simplemente no paraba de llorar y yo no pude más y salía a la calle y empecé a caminar, al cerrar la puerta sentí un alivio enorme. Y con cada paso que daba sentía más y más alivio, una paz más y más grande y empecé a caminar . Pensé que no tardaría mucho en llegar alguien, pues mi madre y mi suegra me visitaban cada tarde y ellas se harían cargo del niño, seguro que no le pesaría nada malo. ¿Es posible no tener instinto maternal?