Esa noche se repitieron los sonidos e imágenes que ya había vivido. Al día siguiente, presa de un ataque de actividad y de un extraño presentimiento decidí excavar el jardín, encontré algunos huesos y un manuscrito, resguardado en una caja bellamente labrada, pero con motivos horribles. Si alguien desea contemplarla deberá excavar otra vez. En cuanto al manuscrito, debo decir, avergonzado que tardé tres días y sus noches, en descifrarlo. Demasiado tiempo si se tiene en cuenta que manejo documentos antiguos desde hace más tiempo del que quisiera recordar. En cuanto a su contenido... era una narración de acontecimientos que quisiera creer fruto de una fantasía enfermiza, pero los hechos parecen corroborarla. Si así es mi vida acabará pronto, y cualquier intento de impedir la natural conclusión de los acontecimientos que imprudentemente desencadené será inútil.

               En ese manuscrito se narran las aberraciones, los terribles hechos que se han producido en este lugar desde su fundación. Dicha fundación como centro religioso fue sacrílega: un grupo de nobles corrompidos en muchos aspectos que rodeaban a un noble aún más rico y corrompido que ellos se instalaron aquí con la intención de realizar sus desmanes sin responder ante la justicia. En aquel periodo confuso las autoridades eclesiásticas se concentraban demasiado en las cruzadas para preocuparse de las habladurías de unos campesinos que se quejaban de la desaparición de muchachas y niños, de ruidos extraños y ceremonias extravagantes. Los que se significaron en sus quejas desaparecieron misteriosamente. El abad murió tras 10 años de desmanes y fue enterrado en el jardín del claustro junto con el cadáver de un bebé: su propio hijo, asesinado por sus compinches durante su funeral. De forma más encubierta el resto de los "monjes" prosiguió con sus actividades satánicas, pero se alejaban más en la búsqueda de sus víctimas y redujeron los sacrificios, pues la jerarquía eclesiástica empezaba a preocuparse por ese monasterio extraño que no se significaba por la fama de santidad de sus monjes.

             Estoy convencido de que en un sitio donde se han cometido tantos actos de maldad siempre debe quedar algo de esa maldad, pero aquí la relación directa con el demonio ha dejado algo más fuerte: una puerta que comunica la tierra con el infierno.

             Al restar muchos años abandonado no se habían produccido nuevos acontecimientos, nuevos sacrificios, hasta el de mis pobres sirvientes y, estoy seguro, el mío.

             Quise irme y no pude, quise quemar el monasterio y también me lo impidieron fuerzas invisibles. Oigo pasos... se aproximan...

Extracto del manuscrito encontrado en el monasterio de *** por la policía. No se encontró a ninguna persona dentro del recinto, ni la caja y el manuscrito al que se hace referencia. El monasterio ha sido habitado de nuevo por dos familias de la ciudad que quieren cambiar de vida y dedicarse a la agricultura. Tienen niños.

FIN