Plegaria

El mar en sus simas prendió a un marinero.-

Su madre, desconocedora, se dispone y alumbra

ante la Virgen una vela de realce

para que regrese pronto y sea apacible el tiempo-

y presta sin cesar oídos al viento.

Pero mientras reza y suplica ella,

la imagen escucha, grave y apesadumbrada,

sabiendo que no vendrá ya el hijo que espera.

C.P. Cavafis.