Ayer fui un rato al CCCB, a la exposición de Erice y Kiarostami, ya la había visto, pero me quedaron algunas cosas por ver. Había un grupo de una señora con seis niños de unos cuatro años. En la exposición hay tres cuadros y un dibujo de Antonio López, pero dentro de una instalación muy efectiva e interesante (ver explicación mas detallada de la exposición en arte y literatura). El famoso cuadro Gran Vía está sólo al principio está todo oscuro, se va iluminando poco a poco y va surgiendo el ruido del tránsito, de los cláxons, etc. La señora iba diciendo a los niños "¿qué véis?", "¿ese ruido de qué es?" y los niños respondiendo en tropel: "se oye ruido de agua", otro "no, de coches", uno "se ve una carretera", el otro "no, una ciudad". Pero al final uno dijo muy serio: "Yo estuve ayer allí".