Después de la inauguración de la República de Mi Casa, esta semana inauguramos la Asociación de Damnificadas por el Exceso de Información sobre Rocío Jurado. De momento tenemos tres socias, la Sra. Antonia, la Tercera en Discordia y yo, (la china no porque no se entera de nada).

             La tarde ha sido así:

-Y ahora conectamos en directo con la clínica XXX, a ver fulanita: ¿cómo está Rocío Jurado?

            Y entonces fulanita que ya ha dicho lo mismo seis veces a lo largo de toda la tarde vuelve a leer el comunicado, en vez de actuar como un ser humano y admitir que no tiene nada nuevo que decir. Luego se podría ir a casa y pensar en que esa jauría de periodistas afuera de la clínica no se distinguen de la bandada de buitres que acechan a un moribundo.