...pero no como dice el PP. Es necesario, casi diría que es justo y necesario, que esa gentuza que se ha lucrado de manera ilegal (presuntamente) pague de alguna manera por tener un MAL GUSTO INENARRABLE que no se puede negar, por que las fotos están allí. Esa manera de derrochar tan zafia, tan vulgar, tan propia de gente que nunca había tenido nada de nada. Esa ostentación absurda y sin sentido, ese exceso en todo, es muestra de algo más que incultura. Es una demostración de insolencia, es añadir a la infamia que supone el robo, el insulto de suponer que los demás no se darán cuenta de que una gente que llegó allí sin nada de repente tiene 10 de cada cosa ó 20. En la casa de uno de ellos se encontró un objeto paradigmático del mal gusto que yo creía que pertenecía a la mitología: un paragüero hecho con una pata de elefante. Para no hablar de la gran cantidad de animales disecados y de cabezas de animales fruto de un gusto a mi modo de ver repugnante por la caza, por una caza que se supone que es deporte, como si el hombre y el pobre animal que es cazado estuvieran en igualdad de condiciones. Pero lo peor es que ponen esos espantos de cabezas, de animales disecados, de cuernos, en los salones y un Miró en el cuarto de baño. Así demuestran lo que son ...

¿No se merece esto una revisión legislativa, unos mesecitos a la sombra? ¿Un cursito sobre elegancia ? ¿Unas nociones de minimalismo?