• No faltaban el forzudo, los equilibristas, los animales salvajes o los poéticos trapecistas.