Como en todos los circos el domador metía la cabeza en la boca del león (aunque el que rugía era otro).