Cansado, cansado hasta el mismísimo cansacio, hastiado de todos y de todo. Tan harto y agobiado que la nota de suicidio constaba de tan sólo una palabra:

                                                         "Dimito."