Estoy loco. Muy loco, me gusta estarlo. Me gusta quedarme mirando a la gente fijamente y decirles lo primero que me pase por la cabeza. Me gusta ver sus caras asustadas y reirme de ellas. No pueden hacerme nada. Mi locura me protege, como la armadura de un caballero.